Inicio » Artículos » El futuro de las fachadas dinámicas está revestido de cobre
Artículos

El futuro de las fachadas dinámicas está revestido de cobre

¿Son las fachadas dinámicas una de las grandes tendencias arquitectónicas de finales de esta década? Si es así, el cobre tiene un papel destacado en esta revolución. Duradero, maleable y versátil, es un material idóneo para los arquitectos que innovan en el diseño de revestimientos funcionales. 

En los últimos años, se ha añadido otra función a las ya conocidas funciones estéticas, impermeables y aislantes de las fachadas: la optimización del consumo energético. Aunque más que una nueva función, es una ampliación de las anteriores. Ya sea a través de ventilación y protección solar pasiva o mediante sistemas complejos, la piel externa del edificio se transforma dinámicamente para regular el interior y reducir sus demandas de energía.

Como ya avanzábamos, el cobre tiene un papel destacado en las fachadas dinámicas. En forma de planchas de cobre, permite gestionar mejor la iluminación y la temperatura en el interior de los edificios, mejorando su rendimiento energético. Como superficie natural que evoluciona con el paso del tiempo, la fachada proporciona vida al edificio y se convierte en un elemento clave para su integración con el entorno.

En respuesta a los cambios en la vida urbana (organizativos, tecnológicos y sociales), los arquitectos y urbanistas tienen que innovar. Las fachadas dinámicas de cobre permiten que los edificios modernos interactúen con su entorno, y pueden limitar el uso de la calefacción y la iluminación artificial, regular la ventilación, luz y transparencia, o crear efectos visuales sin precedentes.

Así ha quedado demostrado en la última edición de los Premios Europeos del Cobre en la Arquitectura que organiza el Instituto Europeo del Cobre, donde cuatro de los ocho proyectos finalistas incorporan fachadas dinámicas en sus diseños.

El cobre y sus aleaciones permiten una gran creatividad arquitectónica y son materiales de referencia para fachadas funcionales gracias a su maleabilidad y facilidad de instalación. Las planchas de cobre son ligeras, estéticamente atractivas y extremadamente duraderas, sin necesidad de mantenimiento. Además, existe una amplia gama de superficies de cobre: lisas y brillantes; naturales o prepatinadas, puras o aleadas, perforadas, estampadas o estiradas en forma de malla.

Luz, calor, color e integración con el entorno

Entre los cuatro finalistas de los últimos Premios Europeos del Cobre en la Arquitectura que incorporan fachadas dinámicas, se encuentra el ganador de este prestigioso certamen de arquitectura. Se trata de la Torre Maersk, que destaca en el paisaje urbano de Copenhague, por su silueta estilizada y curvilínea. Este edificio se distingue por sus fachadas animadas con aletas de cobre, que se mueven en respuesta a la exposición solar, con lo que proporcionan una eficaz protección contra el aumento de calor y optimizan el consumo de energía necesario para la climatización de los espacios interiores.

Hydropolis es un centro de interpretación del agua – el único dedicado en exclusiva a este tema en Polonia –, con un nuevo pabellón revestido de cobre, que incluye paneles perforados en la fachada principal. Con el paso del tiempo, el cobre evolucionará hacia un color similar al ladrillo de los edificios colindantes. La luz solar que penetra a través de las aberturas de las superficies perforadas de cobre, crea juegos de luces y reflejos, que intensifican la sensación de espacio en el hall de entrada. Este proyecto ha recibido el Premio del Público en la última edición de los Premios Europeos del Cobre en la Arquitectura.

Por su parte, el Escenario de la Plaza Mayor de Trondheim en Noruega – finalista en estos Premios –, con una piel exterior de cobre perforado y patinado, una pantalla intermedia de cobre natural y una superficie reflectante interior, va cambiando de color a lo largo del día (ayudado por una iluminación LED al anochecer). Estos cambios de color son los que marcan la integración total con el entorno urbano, con una apariencia natural y discreta durante el día y con una iluminación eficiente por la noche.

Otro finalista de los Premios del Cobre en la Arquitectura que ha sabido sacar provecho del uso del cobre en las fachadas móviles ha sido la renovación de un antiguo granero en Italia, donde se han construido seis viviendas. El toque de modernidad a esta remodelación lo aporta su fachada dinámica, con contraventanas de cobre que se abren mecánicamente, contribuyendo a proteger los interiores de la lluvia y el sol. De esta forma, se eliminan elementos constructivos habituales – como canalones, bajantes, molduras de las ventanas – reduciendo en gran medida el mantenimiento de la envoltura del edificio.

Enlaces internos: 
Compartir: 
Torre Maersk - Photo: ©Adam MørkHydropolis - Photo: ©Michal LagodaEscenario en la plaza mayor de Trondheim - Photo: ©Matthias Christoph HerzogSeis casas en un granero - Photo: ©Simone Bossi

Al continuar utilizando este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Puedes obtener más información en este enlace.

Aceptar